¿Entrenar en solitario es mejor que acompañado?

Cuándo dos o más no son multitud

Cada persona es diferente; conozco gente que ni bien suena la alarma del despertador o sin ella, saltan de la cama tempranito por la mañana antes de comenzar la jornada laboral y salen a entrenar, hacer ejercicio o en dirección al gimnasio súper motivados, como si de una cita de enamorados se tratara. Sin embargo, otro grupo de personas es incapaz de levantarse antes para llevar una rutina de actividad física, ni tampoco encuentran otro hueco durante el día para hacerlo  y luego se sienten culpables, por no hacer tiempo para ellos mismos.

 Así es como  continúan acumulando kilos demás, padeciendo problemas de salud, acomplejados porque sus músculos están flácidos y un largo etcétera de razones que aquí podría citar por los que no se sienten nada bien al posponer un día sí y otro también, el comienzo de la actividad.Para el primer grupo tanto como para el segundo, puede haber una gran diferencia entre hacer ejercicio en solitario o en compañía, solo que al segundo le resultará aún más provechoso llevar una rutina para entrenar junto a otras personas porque podrá respaldarse en ellas, para conseguir la motivación que necesita para evitar abandonar.

Motivación para entrenar

Motivación para entrenar

Las ventajas de hacer ejercicio acompañado

Igualdad de condiciones

Para comenzar, es mejor que planifiques tu rutina de entrenamiento con una o más personas que se encuentren en tu mismo nivel en cuanto al estado físico; es decir, no servirá de mucho si te unes a una persona que hace un año sale a correr cada día 12 kilómetros. En primer lugar porque ésta tendrá que bajar mucho su ritmo para que puedas seguirle, o al revés tú tendrás que incrementar el tuyo y como te darás cuenta ninguna de las dos opciones son buenas.

Entrena con alguien que no tenga exceso de peso

Puedes pensar que esto es irrelevante; sin embargo investigaciones realizadas al respecto, han concluido que cuando entrenamos con personas más delgadas o nos rodeamos de éstas es más fácil alcanzar nuestro objetivo, que cuando el entorno en él que nos movemos es muy similar a cómo somos. ¿Has escuchado eso de para ser positivo rodéate de gente positiva? Bueno, por ahí van los tiros.

Rivalidad

Es una forma de decir, pero está claro que la competencia sana siempre es buena en todos los ámbitos en los que se aplique. Si tu compañero de ejercicios consigue resultados y observas que cada vez está más atractivo y saludable, querrás alcanzarlo y ¡hasta superarlo!

El tiempo corre

Se puede entrenar y conversar a la vez; esto resulta entretenido y al mismo tiempo hace que la rutina de ejercicios se pase volando. Cuando quieres acordar ha terminado la hora, y apenas te ha significado esfuerzo.

No sin mi amigo

Y es lo que ocurre; si te comprometes con alguien, fallar no queda nada bien y esto te vendrá de perlas para no abandonar tus entrenos. Será como auto-obligarte porque sabes que te esperan para comenzar la rutina y no hay nada mejor que así sea,  para que cumplas con tus objetivos. Si aun así eres capaz de abandonar, te recomiendo que te plantees seriamente la posibilidad de contratar un entrenador o tomar un curso de entrenador personal.

Y Tú ¿Eres de los que motiva a otros para que hagan ejercicio o de los que necesita compañía para completar su rutina de entrenos?

de FitneSSalud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *